• La cocina de Bárbara

La salsa de tomate de Luis Moya

Actualizado: ago 26

Salsa de tomate picante, por supuesto. Viniendo de Luis no podía ser de otra manera. Intenso y optimista, como esta propuesta que resulta de lo más alegre. Lo mejor de Luis es que siempre es Luis. Genuino, honesto y claro, no tiene dobleces. Su salsa parece que tampoco engaña: es picante, muy picante, pero él ya lo avisa. Y está buenísima.


A Luis lo conocí en un Rallye de San Marino hace ya unos cuantos años, no recuerdo cuántos. Inevitable hacerse amigos, casi aunque te empeñes en lo contrario, y aquí lo tenemos ahora invitado a mi cocina con una receta fácil, rápida y resolutiva sin comprometer la calidad del resultado. Muy acorde al personaje. Una receta de esas que da gusto hacer porque solucionan muy bien la gestión de stock: salsa de tomate siempre a punto.


Así que aquí está la receta, paso a paso. Por escrito, pero sobre todo muy bien contado en el vídeo que ha preparado Luis para la ocasión.



Ingredientes:


  • Dos botes de tomate de 500 gr. (tomate entero pelado en conserva)

  • 5 de ajo

  • Un poco de sal

  • Una cucharada azúcar

  • Cebolla morada (o no, también puede ser otro tipo de cebolla)

  • Aceite de oliva virgen (1 cucharada para pochar la cebolla, muy poquito)

  • Mucha cayena, unas 20



Modo de preparación:


Primero aceite con máximo fuego para dorar la cebolla. Igual luego añado un poco más de aceite después.


Añado ajo picado manteniendo el fuego fuerte.


Luego ya añado el tomate con el fuego ya bajado, la cayena, el azúcar y la sal (no mucha porque soy hipertenso) y lo dejo a fuego medio una hora haciendo chup chup.



La cantidad de cayena a gusto del consumidor. Yo le pongo mucha porque me gusta. Sobre todo, una recomendación: utilizar guantes para abrir la cayena.


Cuando la salsa está lista, batir bien con la batidora. Es el momento de repartir la salsa en los recipientes adecuados para congelar, y así siempre tengo salsa de tomate en casa



El personaje


Luis Moya, Campeón del Mundo de Rallys


Es difícil presentar a Luis Rodríguez Moya (La Coruña, 1960), porque no hemos encontrado a nadie menor de 18 años que no sepa quién es. Sus recitativos meteóricos describiendo las características de un tramo de rally, o aquel “¡Carlos, por Dios!” dirigido a Carlos Sainz, porque el maldito motor se había roto a pocos metros del tercer título mundial, forman parte de nuestro patrimonio común, nos gusten o no los rallys, las carreras o el automovilismo en general. Este entrañable bicampeón del mundo de rallys, nadador empedernido, lector de western, amante de la vida, gran viajero, gallego admirable y copiloto esencial, hace una gran compra todas las semanas y la entrega en el banco de alimentos. Continúa así la tarea de su padre, promotor de los primeros comedores sociales en La Coruña. Le hemos pedido su receta de autor y se nos ha descolgado con una interpretación propia de una salsa absoluta. Hemos tenido que dejar el encuadre ahí, acotar una receta, porque cuando Luis empieza es perfectamente capaz de no parar nunca. Por él iríamos ya por el tercer volumen de la cocina universal de todos los tiempos, y seguro que dedicaría jugosos comentarios a cada ingrediente.





¡Gracias, Luis!


Links de interés:


@lmoya_oficial