• La cocina de Bárbara

Sabe a tomate

Actualizado: abr 29

Es uno de los más agradecidos para el cultivo en casa. Necesitan agua y sol en abundancia, y esto es válido para todas las variedades que yo he cultivado, que son unas cuantas. Pera, Cherry, Cherry pera, Monterrosa, de ensalada, Raf... Y cuando están listos y ya en la mesa en cualquiera de sus preparaciones, incluso tal cual, sin sal ni aceite, se nota la diferencia. El tomate, por fin sabe a tomate.


Recomendable plantarlos separados por zonas según el tipo, pero pueden convivir cerca unos de otros en un espacio limitado, como en huertos urbanos. Si el macetero es más bien grande, siempre mejor porque se podrán plantar más tomates y combinar más variedades.



Este es mi último experimento. Normalmente me gusta comprar plantel porque la probabilidad de éxito es mayor y el inicio de la experiencia de verlos crecer es más inmediata. En esta ocasión he apostado por las semillas ( hace un año me reglaron unas semillas de tomate de Barbastro con mucho cariño) y me ha parecido que era el momento de afrontar el reto y montar un buen semillero, a ver qué consigo.


Después de un año con las semillas en un tarro de cristal, sin cerrar para que "no se ahoguen", ha llegado el momento de plantarlas. Vasos de plástico (sobre todo, perforados por debajo, importante para que filtren el agua del riego), tierra mezclada con abono y agua. Primero tierra hasta la mitad, luego las semillas (en grupos de 5 o 7 juntas), y tierra para cubrirlas. Las he colocado ordenadamente en mi macetero grande, y cuando salgan estarán listos para trasplantar a la tierra.


Reconozco que este es sólo mi segundo semillero. Está claro que no soy experta, pero con un poco de internet para encontrar las "recetas" y un poco de imaginación para interpretarlas, la cosa puede salir bien. Claro que la primera vez no tuve mucho éxito con el semillero de lechugas en vasos de yogur que coloqué cuidadosamente sobre un antiguo cultivo de margaritas. Una fuerte lluvia volcó los vasos, las tierras se mezclaron, a los días brotaron hojas verdes que quise identificar como diminutas lechugas, que cuidé con mimo, y que días más tarde se revelaron como esas resistentes y maravillosas flores que todavía hoy adornan la terraza. Adoro las margaritas, también.

Alguna referencia que me ha parecido interesante:


https://www.elhuertourbano.net/hortalizas/el-cultivo-del-tomate/

https://www.unhuertoenmibalcon.com/blog/2016/05/como-plantar-tomates-en-el-huerto/


48 vistas1 comentario