• La cocina de Bárbara

Roast beef

Lo que más me gusta de este plato es que cunde mucho. Si la pieza de carne que compras es medianamente generosa, funciona perfecto para una primera comida de cuatro, por ejemplo. Bien acompañado y en versión templada, o caliente, y lo que sobra fileteado bien fino y en frío, es ideal para preparar unos bocadillos deliciosos, con mostaza o con la salsa que se quiera, porque combina muy bien con casi todo.

Decía que lo que más me gusta es que da mucho de sí, pero la principal virtud es que está muy rico, que la carne queda tierna, y que con los acompañamientos se puede conseguir un contraste de texturas y temperaturas fresco y sorprendente. Me parece del todo recomendable además por la sencillez de la preparación, y por lo bien que se adapta a todos los gustos, según con lo que lo acompañemos.


Ingredientes:


Carne de ternera para hacer roastbeef o, en su defecto, alguna pieza que os recomienden en la carnicería que sea jugosa

  • Pimienta

  • Sal

  • Aceite de oliva

  • Hierbas al gusto


Acompañamiento:


  • Hinojo (preparado a la plancha)

  • Patatas asadas o al microondas

  • Pepinillos

  • Rúcula

  • Mostaza a la antigua

  • Emulsión de huevo, aceite, sal y mostaza a la miel



Preparación:


La receta es de lo más sencilla y rápida. Primero le doy un toque de horno para sellar la carne, a 200 grados unos 10 minutos con el horno precalentado. Para este cometido lo aderezo con sal, pimienta y aceite. También admite un variado de hierbas, tomillo o romero, en fin, al gusto porque la lista puede ser muy larga. Incluso curry.

Después lo paso a la plancha, bien caliente, y voy dejando que se dore por todos los lados a base de darle la vuelta. A la vez pongo dos mitades de hinojo en la plancha, y lo mismo, vuelta y vuelta que se vaya dorando. El verde del tallo del hinojo lo corto fino para luego echarlo por encima de la carne y de la salsa.

La emulsión la preparo antes, como una mayonesa de mostaza, para dejarla en el frigo y que luego en el plato ayude al contraste de temperaturas. Le da un toque fresco a la carne muy adecuado, que se realza con el sabor y el crujiente de los pepinillos.


El video:

Cuando la carne está dorada, la retiro de la plancha y dejo que se temple un poco para que el fileteado sea más fácil, pero sin esperar a que se enfríe de todo. El secreto sobre todo es quitarla a tiempo para que por dentro tenga el rosado de la carne poco hecha y que a la vez esté tierna.

Y ya está. Se monta en el plato con esta propuesta de acompañamientos, que es eso, una propuesta, porque esta carne así preparada combina muy bien con casi todo. Con verduras, con un arroz basmati o salvaje, que también hace un buen contraste.


Por cierto, el pan es casero. Con olivas de mi cosecha.


¡Que aproveche!


59 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo