• La cocina de Bárbara

Aguacate

Actualizado: ago 30

¿Tienes calambres? Cómete un aguacate a media mañana y verás. Tiene más potasio que un plátano, esa fruta que actúa tan deprisa contra los episodios de agujetas y calambres.


Por Jorge Silva



Puede que sea un súper alimento, por la calidad y variedad de sus nutrientes, pero antes que nada es una baya apetecible y resultona. No procede de Asia, ni lo tuvieron en sus manos los sabios de Oriente. Casi todo lo que te hayan contado es mentira, bienintencionada en unos casos, artera en otros.

No veas qué piel se te pone y cómo te ayuda a prevenir la salud ocular. No tiene demasiada vitamina A, pero sí antioxidantes, entre otros carotenoides a porrillo.

La mayor parte de su contenido calórico está en forma de grasa (es tal vez la fruta con más grasa), pero casi toda es ácido oleico. Zamparse un aguacate es tan saludable como darle a las olivas o al pescado azul con moderación, y desde luego mucho mejor que devorar anti-inflamatorios o preocuparse por el cáncer, la hipertensión, los triglicéridos, los desarreglos metabólicos, el estreñimiento o la degeneración articular.


Pero además, y sobre todo, es que está muy bueno. Tiene un aroma delicado, una textura untuosa, y un sabor fresco y escasamente invasivo, que le permite combinar bien con infinidad de productos: los que ya conocemos y otros que un día encontraremos ¡zas! en el catálogo de la memoria y la despensa. Por eso, investiga por tu cuenta, pero también espera noticias.

Un chorro de zumo de lima traza la frontera, como puede hacerlo también el zumo de limón. Ambos le añaden elementos antioxidantes beneficiosos y en el primer caso un toque aromático incomparable. Otra frontera es la aplicación en sí de esta baya fragante: como base de ensaladas y preparados más complejos, pero también como elemento graso sustitutivo en repostería. Dejemos que la imaginación y el descubrimiento exploren esos dos caminos.

Ah, y una cosa importante: más que piel, el aguacate tiene un verdadero exoesqueleto, que facilita separar la carne del envoltorio, aunque en algún caso puede servir de soporte. No te comas la piel, si tienes otras cosas a mano.


62 vistas